Fugaz y literal

Supo que había cometido una terrible equivocación cuando, en lugar de su atractiva cara, el espejo le devolvió la imagen de un anciano calvo, desdentado y con los lóbulos de las orejas largos y fláccidos.

Aterrorizado, salió de casa con la intención de ir a urgencias pero, aunque anduvo durante horas, no consiguió avanzar un solo metro. Exhausto por el esfuerzo se desplomó, sin embargo, jamás llegó a golpearse contra el suelo.

Mientras caía por un abismo infinito, rodeado de oscuridad y silencio, se arrepintió de haberle pedido a aquella maldita estrella, fugaz y literal, que todos sus sueños se hicieran realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s