¡Que se le van las vitaminas!

Le acabo de hacer un zumo de naranja a mi hijo. Cuando se lo he puesto delante, él ya estaba en su mundo, haciendo dibujos invisibles en la pantalla táctil de su tablet, completamente absorto, y entonces yo le he dicho:

‘Diego, deja eso y bébete el zumo, QUE SE LE VAN LAS VITAMINAS‘.

Ya soy padre cinturón marrón. O algo.

PD: ¿A dónde van los besos no dados? ¿Los ‘te quiero’ nunca pronunciados? ¿Las vitaminas hipervolátiles que ‘desaparecen’ de los zumos de naranja de los niños lentos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s