Jamás te lo perdonaré Eolo, jamás…

Señoras/es que se indignan porque hoy se ha suspendido el Pregón infantil aunque, según su entendido y formado criterio respaldado por su curso de “Especialista en organización de desfiles y entrenamiento deportivo” de CCC, el de “Meteorología aplicada y dedales del mundo” de CEAC, el de “Yoséabsolutamentedetodo” que regalaban hace un par de semanas con la revista Sálvame, y el de Bombero, Policía y Neurocirujano que organizaron en la Asociación de Vecinos de su barrio el mes pasado, consideran que el viento de hoy no era suficiente motivo para aplazarlo, que no había peligro alguno, que en cualquier caso, se debería haber avisado con 48 horas de antelación (¿Está el viento-enemigo? Que se ponga) porque estas cosas hay que preveerlas, y los fenómenos meteorológicos imponderables no son una excepción, y que, por supuesto, la culpa es de la alcaldesa, pero sobre todo de Nomdedeu que seguro que habrá invocado a Bufanúvols, a Eolo, a Bóreas, Austros, Euro, Céfiro y a los vientos menores, para que soplen fuerte, porque anular el Pregó es cosa suya FIJO y forma parte de un plan secreto y oscuro para anexionarnos a Cataluña…

…Pero que, de haberse llevado a cabo el desfile en tales condiciones, esto es, avisados por las fuerzas de seguridad de que celebrarlo podía resultar peligroso y, pongamos por caso, la Siñá Maruja/Mensín/Pilarín, concentrada en esa afición suya a lanzarse a las ruedas de las carrozas con el objetivo de coger gratis algo de lo que en ellas se ofrece, aunque se trate de cosas tan mundanas como una cabeza de ajos –verídico– o una etiqueta de Anís del mono –inventado, pero plausible–, no hubiera visto venir volando hacia ella, fruto de la ventolera, un trozo de carroza, una rama de árbol o una maceta de geranios, que con este invierno tan raro no han dejado de florecer desde Mayo, y que tales elementos, al colisionar con su persona le causaran politraumatismos en la cocorota o, Dios no lo quiera, la muerte, a buen seguro que dichas señoras y señores, irían raudos y veloces a las puertas del ayuntamiento con antorchas, forcas y guadañas a gritar “asesinos-asesinos” y “a la hoguera-a la hoguera”, a no ser que el que hubiera tomado la cruenta decisión de anular el Pregón hubiera o hubiese sido la Pantoja, o Camps en cuyo caso gritarían “guapa-guapa” y “guapo-guapo” respectivamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s