Sábado por la mañana en la cafetería: mi momento.

Sábado por la mañana en la cafetería: mi momento. Respiración pausada, endorfinas, oxitocina, ¡oh, sí!, las noto fluir en mi organismo, y cómo juntas contribuyen a un momento de intenso relax. Estoy tomando un café con leche a la temperatura perfecta, un bocadillo de tortilla de patatas “de verdad”, con su pan crujiente, su tomate y su aceitito, un buen libro, por supuesto… En definitiva: estoy en comunión con el cosmos infinito. 

Y, de repente, aparece un padre… y un niño… y otro niño, todos con un sentido nulo de lo que significa el concepto “mínimo espacio vital” y que se sientan demasiado cerca. Un CUBO DE LEGOS se desparrama, una y otra vez, el padre ignora a sus propios hijos o está sordo como una tapia. Cada vez hay MÁS Y MÁS LEGOS, LEGOS POR DOQUIER es la MARALEGOBUNTA.

A estas alturas las endorfinas han huído ya por una ventana, despavoridas. La oxitocina y el relax yacen moribundos rodeados, como no, de Legos, y… ¡Un momento!… ¿otro niño? no puede ser, acaba de entrar otro niño en el local… con UNARMÓNICAPORLAMORDEDIOS, miro al infinito, ♪ ♫PIRUBIRUBIRUBURU♪ ♫ (la armónica), engullo el resto de bocadillo, ¡CATACLOCOTCLOK! (los legos), bebo el café de un trago, ¡COFCOFCOFCOF! (café en mi aparato respiratorio), cierro el libro, ¡HIIIIIIIIIIIII! (sin ton ni son, un angelito me ha regalado un chillido que me ha reventado el tímpano derecho), pago, salgo del local como alma que lleva el diablo, con la mirada descarriada y los nervios a flor de piel, sin mirar atrás, llorando en silencio por la pérdida de mi efímero momentos de plenitud que, como las oscuras golondrinas de Bécquer, ya no volverán

Anuncios

7 comments

  1. antoncaes · abril 23, 2016

    Sabes el dicho ese de “Hoy me he levantado contento, parece que voy a tener un buen día, veras como viene algún cabrón y me lo jode” Bueno en este caso han sido unos crios con sus l egos y la armonía de la armónica. Se la vi como dirían los franceses. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Tavilac · abril 23, 2016

      Pues sí, pero me han dado ganas de coger los legos, la armónica, hacer una pira, prenderle fuego y bailar a su alrededor hasta que hubieran venido a detenerme. Arf, arf… qué rato me han dado. 😀

      Le gusta a 1 persona

  2. Valeria · abril 24, 2016

    Los niños son un encanto, pero a veces no apetecen jeje 😉

    Le gusta a 1 persona

  3. Ana Fernández Diaz · abril 24, 2016

    No hay niños mal educados….hay padres imposibles!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. torpeyvago · abril 26, 2016

    Salí de casa con la sonrisa puesta, hoy me he levantado contento de verdad, etc., etc. lo que no cuenta Tequila en la canción es que:
    El sol me ha quemado la calva, la brisa huele a churros rancios y a gasóleo mal quemado, la ciudad se ha enfadado conmigo, resultó que las chicas no querían guerra, sino amor. Al final, al saltar me he hecho un esguince.
    Y los gemelos vienen a comer a casa…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s