Entro en el vagón y…

Uno de mis ‘cuentuitos’ obtuvo la semana pasada el 2° premio en el IV concurso de tuitrelatos “Un tren d’històries” organizado por Ferrocarrils de la Generalitat Catalana y L’Escola D’Escriptura de L’Ateneu Barcelonès.

Cuando escribo algo para un concurso organizado por un organismo oficial, o una denominación de orígen, intento ajustarme al tema, claro, y potenciar lo positivo. Por ejemplo, si la cosa va de trenes, la lógica te dice que no deberías escribir cuentos sobre trenes sucios o lentos. Si la cosa va de vinos, mejor no dejar para otra ocasión las historias de caldos peleones, cabezones o picados. Para mí, esta es una regla de oro si lo que pretendes es intentar conseguir algún premio, pero tengo un pequeño problema: que la lógica suele funcionar conmigo los días alternos, de los años bisiestos y sólo mientras están alineados los cuatro planetas más próximos al sol. Si a eso le añadimos que mi imaginación es muy caprichosa y con tendencia al desvarío, ya tenemos el lío montado, porque algunos de los tuits nacen con cero posibilidades de ganar. Eso sí, yo los presentó igual, aunque el jurado piense que me falta un hervor. Qué queréis que os diga, no me gusta guardarme nada dentro.

Estas son algunas de mis participaciones “normalitas” las que, objetivamente podían tener alguna posibilidad :

image

image

Algunos cuentuitos, ejem, “pintorescos” y con pocas/nulas posibilidades de ser galardonados:

image

image

Y después están los desbarres y desvaríos. Esas palomas muertas… Si no mando un tuit sobre el olor a pies en el tren, reviento, pero ya sabía yo que no, que este no iba a ganar.  Al del androide de última generación haciendo agujeritos en el ticket, y deseando romper con la primera ley de la robótica, tampoco lo veía yo con muchas posibilidades…

image

image

image

Así que el que finalmente resultó agraciado con el segundo premio, fue este:

image

Al principio sólo me dijeron que había ganado uno de los tres premios, pero no cuál, ni con qué tuit. “Seguro que ha sido el del revisor enamorado”, le dije a mi mujer.  Y acerté.

Anuncios

5 comments

  1. antoncaes · abril 25, 2016

    Felicidades, hay que reconocer que era el que mas posibilidades tenía, el del poeta también es bueno de no ser por la cortinilla del olor.

    Le gusta a 1 persona

  2. torpeyvago · abril 26, 2016

    Una sola palabra: Ooooooooooooole

    Le gusta a 1 persona

  3. Paula Psicóloga · abril 28, 2016

    ¡Hola! Te concedo el Infinity dreams award https://moonlightpsychology.com/2016/04/28/infinity-dreams-award-2/ No sé si eres de este tipo de cosas, pero que quede sino el reconocimiento al menos. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Roberto Menicucci · abril 30, 2016

    Qué bueno que has ganado. Está muy bueno. Final inesperado. Es un arte el del microrelato. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s