Misterios insondables de mi infancia. Hoy: los monos marinos

Cuando era un crío, estaba obsesionado con los ‘monos marinos’. La publicidad, creo recordar que salía en los tebeos que yo me pasaba todo mi tiempo libre leyendo. Me parecía fascinante que, echando unos polvitos en agua, de la nada, aparecieran seres marinos fantásticos y maravillosos. Se los pedía a mis padres una y otra vez pero nunca accedieron a comprármelos. Y yo no podía comprender el motivo por el cual mis padres podían preferir tener canarios en casa, en lugar de tritones y sirenas que formaran sociedades submarinas ante nuestros ojos, y nos saludasen antes de ir al cole desde sus castillos con torres almenadas, y nos contaran historias de los reinos oceánicos. Por supuesto, era publicidad engañosa, y de haber accedido, me hubiera llevado un chasco mayúsculo. Ahora los críos nacen con los ojos abiertos y no se la das con queso. ¿Monos marinos? Te hacen una búsqueda en internet y en un pispás se informan de todo. Pero las cosas eran muy distintas hace 30 años.


No puedo evitar sentir ternura por mi yo niño, por ser tan inocente. En realidad, lo tritones y sirenas eran unos bichejos llamados Artemias salinas. Originalmente fueron empleados únicamente como alimento para peces, hasta que el científico Harold Von Braunhut decidió lanzarlos al mercado como un tipo extraño de mascota instantánea… que nada tenía que ver con los seres fabulosos que yo imaginaba.

Anuncios

7 comments

  1. eldiariodesensi.wordpress.com · agosto 5, 2015

    Nunca había oído hablar de los monos marinos, ahora me ha picado la curiosidad y tendré que indagar en internet. La publicidad siempre es engañosa, antes y ahora, parece que eso es una de las pocas cosas que no cambian nunca. Lo que me parece increíble es que haya gente que siga picando en el teletienda, porque ahí si que nada es lo que parece.
    Saludos!!.

    Le gusta a 1 persona

  2. herreiere · agosto 5, 2015

    ¿Nunca escuchaste del niño que les dio esteroides y hormonas del crecimiento a sus monos marinos?

    Le gusta a 1 persona

  3. manospal · agosto 5, 2015

    Yo también oí hablar en su día de estos bichejos del demonio. Aunque los hubiera pedido tampoco me los hubieran dado. En fin que también me picaron en su día pero fui capaz de vivir sin ellos.
    Buceando un poco por internet encontré este vídeo que habla también sobre los posteriores imitadores. El Motos con sus hormigas acuáticas también cayo. No somos los únicos.

    Le gusta a 1 persona

  4. EL PODER DE QUERER SER MADRE · agosto 5, 2015

    Me suena haber oído algo o igual me confundo, pero menudo timo entonces jejejejejeje Menos mal que tus padres no accedieron a comprarte uno de esos. Ahora es lo que dices tú, los niños lo buscan en internet y dices es tal cosa no me interesa. Por cierto, soy nueva en tu blog 🙂 Encantada de conocerte!!!

    Le gusta a 1 persona

  5. torpeyvago · octubre 29

    En mi adolescencia soñaba con las gafas de rayos X —sí, lo admito— del mismo inventor. Menos mal que no caí. Que no pude caer, quiero decir.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s