Que no, que no es lo mismo ver, que mirar.

Que me dice mi hijo que por qué le hago fotos a la Plaza Mayor de Castellón, si he pasado por ahí 500 millones de veces. Se sorprende el pobrecillo de que le dé valor a algo tan visto. Las fotos son para cuando vas fuera, entonces sí, fotografías hasta a las moscas. El problema grave es precisamente ese, que en Castellón no tenemos costumbre de darle valor a nuestro patrimonio. Un ejemplo, mientras le hacía fotos al Ángel Custodio de Esteve Edo (qué fotogénico es el jodio), y con la intención de encontrar el mejor encuadre a esa hora, en el que apareciera el Fadrí completo, al principio la gente reaccionó con estupor a mis contorsionismos, (porque oye, si la foto requiere que me arrastre por el suelo, yo, me arrastro): “mira un saltimbanqui”, pensarían algunos, “¿Pero a qué le hace fotos este pirado? Si en Castellón no hay nada que merezca la pena ser inmortalizado”, pensarían otros, “ostras, una ballena varada, voy a echarle agua para evitar que se deshidrate”, se diría a sí mismo algún ciudadano desorientado… Pero oye, cuando ya me iba, una mujer que había visto mi performance, se sacó el móvil del bolso y le hizo una foto al Ángel Custodio.

Igual había pasado por allí 500 millones de veces también, como yo, como todos, pero nunca se había parado a mirarlo…

Anuncios

5 comments

  1. antoncaes · abril 10, 2016

    La mayoría de la gente mira sin ver y se pierden muchas cosas importantes por no fijarte.

    Le gusta a 1 persona

  2. Lina · abril 11, 2016

    Que bonitas fotos! felicitaciones!

    Le gusta a 1 persona

  3. lusalo14 · abril 12, 2016

    ¡¡Lindas fotos!! Sí, hay que aprender a valorar también lo que vemos a diario, de cuya belleza ya no nos percatamos, porque se nos volvió costumbre tenerlo en frente… 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. Leire · octubre 31, 2016

    Ni oír que escuchar.

    Le gusta a 1 persona

  5. torpeyvago · octubre 31, 2016

    ¿Dices que Castellón? Pregunta a cualquier madrileño cuándo fue la última vez que pisó un museo o un teatro en la ciudad con la —casi— mayor oferta cultural de Europa. Pregunta a cualquier daimieleño cuándo fue la última vez que visitó las Tablas. Pregunta a cualquier almagreño cuándo fue la última vez que visitó el Corral de Comedias.
    Pregunta, también, cuándo visitaron Nueva York, Cancún o lo que se te ocurra. Te parecerá mentira.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s