Domingo en la cafetería: mi lucha contra las mafias de jubiletas acaparadores de periódicos.

Estoy aquí tan ricamente acabando de leer ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ de Joël Dicker que me tiene sumido en un estado bipolar de emociones ( ahora río, ahora trago saliva para no llorar) que provocan que la gente a mi alrededor me mire y piense que me falta un hervor.

Leo en cafeterías porque me gusta, parece mentira, pero el run-run de las conversaciones y los ruidos propios de este tipo de establecimientos (el cloc-cloc al vaciar los casquillos de la cafetera, el Frrrrrrrr, al hervir la leche, el tilín-tilín de las cucharillas sobre los platos…) consiguen que me concentre y me relaje como en pocos sitios. Pero la felicidad no es completa. Me gusta leer libros en cafeterías, pero a veces también querría leer el periódico.

En la cafetería en la que hoy estoy haciendo mi almuerzo literario, la media de edad debe rondar en estos momentos los 60 años y observo con curiosidad que los habituales del lugar han establecido una red mafiosa donde, en función de su afinidad, se pasan el periódico de unos a otros sin ningún tipo de rubor.

Funciona más o menos así: establecen furtivas miradas de mesa a mesa y, solo con los ojos, se piden la vez. Cuando el señor de la mesa 1 ha terminado, en lugar de dejarlo en el revistero, va a la mesa 2 y se lo deja a la pareja de señoras añosas, que lucen orgullosas sus plises hechos el día anterior(azul la una, y morado la otra), y que ya lo esperan impacientes para leer y analizar el horóscopo. Tú, incauto, si tardas más de 15 segundos en acercarte a pedirles la vez (lo de las miradas no funciona contigo, tú estás fuera de su círculo y es como si no estuvieras en la cafetería),  ya no tienes ninguna posibilidad. Y a veces, ni aún así. En alguna ocasión les he pedido que si me lo podían dejar cuando acabasen y las he visto, desesperadas buscar una conexión ocular express con algún yayo de su círculo, antes que dármelo a mí. Lo peor que les podría pasar es caer en desgracia delante del resto de acólitos a su secta. Me sorprende cómo, muchas veces, se dan el periódico sutilmente con una sonrisita, sin cruzar una sola palabra, como si en lugar de adorables ancianitas, fueran camellas pasando mierda de la buena.

A veces, la suerte me acompaña y consigo sacar el periódico del círculo mafioso de los jubiletas (mi tesoroooo), pero tengo un par de manías con la prensa que les pone frenéticos: leérmelos de pe a pa (sí, soy de esa clase de gentuza, como podéis ver en la foto, en algunos sitios nos ponen en evidencia mediante cartelitos y todo) con lo que reviento el tiempo medio estipulado por el SUJLPC (sindicato unificado de jubiletas lectores de prensa en cafeterías) y que provoca miradas reprobatorias por su parte hacia mi persona. Pero, sobre todo, tengo la manía de empezar a leer el periódico por el final, lo que provoca que algunos abueletes (despistados poniendo a parir al gobierno, a Podemos, a la nuera o a lo que se les tercie ese día), no habiéndose dado cuenta de que he roto su cadena y, viéndome en la última página, se piensen que estoy a punto de acabar, cuando en realidad, no he hecho más que empezar. Y así se lo comunico cuando se acercan a mi mesa a exigir lo que consideran suyo. Y entonces, esas mismas adorables abuelitas que ponen colacaos a sus nietos y los colman de amor y esos abuelitos que cuentan historias fantásticas a sus nietos murmuran entre ellos, con los ojos inyectados en sangre: ‘¿y este quién se ha creído que es?’ y ‘que parezca un accidente ‘…

Anuncios

5 comments

  1. nuno1945n · julio 5, 2015

    Bueno, algunos a veces incluso, para más inri hacen los pasatiempos

    Le gusta a 4 personas

    • Tavilac · julio 5, 2015

      Y comentan las noticias en voz alta… O pero aún: el horóscopo. En la cafetería de la que hablo, una señora lee el horóscopo de todas las ancianas de su mesa en voz alta e intercalando comentarios de su cosecha. Es de risallanto. 😀
      ¡Un saludo, Nuno1945n!

      Le gusta a 3 personas

  2. Aurora Losa · julio 6, 2015

    Doy fe de la existencia de esa mafia. Pero también me jacto de haber sido la primera en coger el periódico (no antes de cuatro fines de semana de intentonas infructuosas) y haberlo leído con más calma de la normal solo porque Acaparadora 1 (que tiene sigue un ferreo orden en sus lecturas dominicales) me ha dicho (y juro que sonaba a orden) “Cuando acabes, me lo pasas”.
    Aunque mi especimen favorito es el Complejo-loropirata; seguro que le conocéis, es ese que se pone justo detrás de ti (o lo suficientemente cerca como para notar su aliento en la nuca) y se lee el periódico al mismo tiempo que tú. Lo que no quita para que lo arrebate de tus manos como hiena hambrienta cuando tu cerebro todavía está asimilando la última palaba de la entrevista de contraportada.
    Deberíamos crear un colectivo y reivindicar nuestros derechos al respecto, jajaja

    Le gusta a 3 personas

  3. Estrella RF · noviembre 13

    Aunque, en los últimos tiempos, frecuento tan poco bares o cafeterías que no sé las costumbres actuales, no creo difieran mucho de las de antes.
    Hay mucha gente que va a leer el periódico y habitualmente hay un círculo de gente que repite todos los días, así que supongo que ocurre lo que tú dices. Aunque no creo que sean solamente los jubiletas.
    Me gusta mucho cómo describes las cosas cotidianas, lo sabes hacer con un puntito de ironía que es muy divertido.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. anacentellasg · noviembre 13

    😂😂😂😂😂 me parto contigo! Me alegras el día!! Yo he visto hacer cola a los abuelillos para coger el 20 minutos! Y no sólo se llevan uno…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s