Corazón roto

Cuando él se marchó dando un portazo, su corazón se desparramó por el suelo de la cocina, hecho pedazos. Con toda la paciencia del mundo recogió los trocitos, uno a uno, llorando en silencio por la pérdida de tan irreparable órgano.

Como no se puede vivir sin corazón decidió sustituir el roto por uno nuevo. Abrió el congelador, cogió un cubito de hielo y lo puso en el hueco que había quedado en su pecho. Imbuida de una nueva visión del mundo miró los trocitos de su antiguo y frágil corazón con total indiferencia, los tiró a la basura, se secó las frías lágrimas y fue a llamar a un cerrajero.

Anuncios

3 comments

  1. Estrella RF · noviembre 28

    Es la inteligente reacción a un desengaño. Pero, probablemente, alguien llegará que le derretirá y le convertirá en lava ardiente.
    Muy lindo, me ha gustado mucho.

    Le gusta a 1 persona

  2. torpeyvago · noviembre 28

    Si es que van como locos y se colocan cualquier cosa de corazón. ¡Mira yo! desde el primer desengaño me puse un hígado de pollo. Y salvo una cierta afición a corretear detrás de las lombrices, ni un solo efecto secundario.

    Le gusta a 1 persona

  3. 76sanfermo · noviembre 29

    Me encanto’ este relato , medio novela y medio metáfora ….
    Chicas, ahora sabéis lo que hacer , por si acaso….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s