Maruja y el agaporni de las galaxias

Andaba Maruja por la Ruta del Colesterol intentando quemar las cinco mil calorías ingeridas durante el visionado de ‘El Secreto de Puente Viejo’, cuando presenció algo que la dejó pasmada: en el parque aledaño estaba aterrizando lo que parecía ser una olla express Magefesa.

Corrió hacia allí llegando justo a tiempo para ver cómo se abría una compuerta y de dentro salía un alienígena. Sin embargo, a Maruja aquella pequeña criatura le pareció un bonito agaporni.

El extraterrestre la apuntó con su pistola de protones dispuesto a fulminarla. Maruja, perpleja ante todo lo que sabía hacer aquel adorable pajarillo se sacó del mandil unas miguitas de pan, y… Media hora más tarde, el “agaporni” sideral estaba dentro de una jaula acompañado de un canario con problemas nerviosos , una carcasa de sepia a medio picotear y alpiste, mucho alpiste.

-No te lo comas todo de golpe, cari, no vayas a explotar, como el último -dijo Maruja, mientras rellenaba el comedero con cañamones y le cantaba (es un decir) ‘Mi pequeño del alma’ de la Pantoja, con la esperanza de que el ave se animara a acompañarla -con el canario había sido imposible conseguirlo, y mira que ensayaban todos los días durante horas- y podía comenzar, al fin, su tan ansiada carrera en el mundo del espectáculo.

Sus esfuerzos parecieron surtir efecto pues el ‘agaporni’ abrió la boca para hablar, pero en lugar de emular a Paquirrín diciendo ‘canela’, como ella esperaba, comenzó a parlotear en una lengua ininteligible para nuestra simpática protagonista:

“XRP-33 a nave nodriza. Abortamos misión de exploración previa a la invasión del planeta Tierra. Una vez más hemos sido capturados por las Fuerzas Especiales Maruja. Autodestrucción en 3, 2, 1…”

¡¡BOOOOUUUUM!!

Microrrelato ganador del concurso “Los microrrelatos son para el verano” organizado por el Diario de Arganzuela.

Anuncios

6 comments

  1. Aurora Losa · mayo 22, 2015

    No sé si te lo había dicho ya, pero me encanta tu surrealismo, jajajajaja

    Le gusta a 1 persona

  2. Tavilac · mayo 23, 2015

    ¡Muchas gracias Aurora! Yo no concibo el mundo sin el surrealismo, ni el humor incluso cuando las cosas se ponen feas. Es mi válvula de escape.
    Si nos paramos a pensarlo somos absurdos por naturaleza. Unas pequeñas motas de polvo en medio del espacio infinito, que hacemos cosas rarísimas, que estamos aquí apenas unos instantes, y ¡puf! desaparecemos… Vaya…Tengo que escribir algo sobre esto. 😉

    Me gusta

  3. herreiere · agosto 27, 2015

    Eso explica lo que le sucedió a mi gerbo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Las tejas rojas · agosto 28, 2015

    si es que estás marujas son todo amor!
    me ha encantado.

    Le gusta a 1 persona

  5. MaruSpleen · noviembre 29

    Jajaja qué grande eres, me encanta tu blog! He observado una cierta obsesión hacia el secreto de puente viejo 😜

    Le gusta a 1 persona

  6. torpeyvago · noviembre 29

    Me encanta ese absurdo, y sin embargo real, encuentro con otra civilización.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s