Hoy, en Cuentos y Leyendas de Castellón: La sinyó Vicentica y el agaporni de las galaxias

La Sinyó Vicentica y el Agaporni de las Galaxias.

Andaba la sinyó Vicentica por la Ruta del Colesterol intentando quemar las 9.000 calorías ingeridas durante el visionado del Sálvame Diario, cuando presenció algo que la dejó pasmada: a la altura del Palau de la Festa, estaba aterrizando lo que parecía ser una olla exprés Magefesa.

Corrió hacia allí llegando justo a tiempo para ver como se abría una compuerta y de dentro salía un alienígena. Sin embargo, a Vicentica aquella pequeña criatura le pareció un bonito agaporni.

El extraterrestre la apuntó con su pistola de protones dispuesto a fulminarla. La sinyo Vicentica, perpleja ante todo lo que sabía hacer aquel adorable pajarillo se sacó del mandil unas miguitas de pan, y… media hora más tarde, el «agaporni» sideral estaba dentro de una jaula acompañado de un canario con problemas nerviosos, una carcasa de sepia a medio picotear y alpiste, mucho alpiste.

—No te lo comas todo de golpe, carinyet, no vayas a explotar, como el último —dijo Vicentica, mientras rellenaba el comedero con cañamones y le cantaba (es un decir) el Rotllo i Canya, con la esperanza de que el ave se animara a acompañarla (con el canario había sido imposible conseguirlo, y mira que ensayaban todos los días durante horas) y así poder cumplir, al fin, su sueño: ser telonera de Els Llauradors en la cena de sobaquillo de su gaiata.

Sus esfuerzos parecieron surtir efecto pues el «agaporni» abrió la boca para hablar, pero en lugar de decir «Mon pare no té nas, ma mare és xata», como ella esperaba, comenzó a parlotear en una lengua ininteligible para nuestra simpática protagonista y que, al pronto, le pareció valencià apitxat:

«XRP-33 a nave nodriza. Abortamos misión de exploración previa a la invasión del planeta Tierra. Una vez más, hemos sido capturados por las Fuerzas Especiales Vicentica. Autodestrucción en 3, 2, 1…».

¡¡BOOOOOOUUUUM!!

#CuentosCastelloneros

NOTA: Para los que sigáis mis absurdeces y desvaríos, os sonará esta historia. Se trata de una variación de mi cuento: “Maruja y el agaporni de las galaxias”, y ha sido remozado para abrir nueva serie de cuentos que transcurren en lugares emblemáticos y/o todo lo contrario de mi querido Castellón, que estoy harto de que se nos vincule con el aeropuerto, Fabra y los décimos de lotería, y la corrupción generalizada, hombre ya. Somos mucho más que eso. Tenemos hasta encuentros en la tercera fase, no os digo más…)

Foto: Palau de la Festa, Ronda Este, Castellón

 

Anuncios

One comment

  1. Estrella RF · diciembre 4

    En encanta, seguiré con placer las siguientes entregas. Castellón capital no lo conozco, pero espero no tardar en conocerlo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s