Y no olvide nuestras ofertas en la sección de charcutería del chiquirritín que me lo remendaba sobre las campanas del peine de plata fina. JIJOJAJUJO. 

Charcuteros y charcuteras que durante el periodo navideño se pasan chorrocientas horas al día cortando jamón a destajo, y un día, una sucesión letal de las canciones populares navideñas “Ay del chiquirritín, chiquirriquitín metidito entre pajas”, “Campana sobre campana y sobre campana una”, “Yo me remendaba yo me remendé, yo me eché un remiendo, yo me lo quité” y el horror “Catacumba cumba cumba con panderos y sonajas”, emitidas a toda castaña y sin interrupciones por el hilo musical durante toda su jornada laboral y, para más inri, cantadas por niños castrati cuyas voces se clavan en el cerebro como si fueran dagas afiladas forradas de alfileres, o lo que es peor, por la Niña Pastori o la India Martínez, terminan destrozando sus frágiles psiques, y mandando al garete la estabilidad mental y emocional que tanto les ha costado cultivar en aeropilates y, fuera de sí, acaban anunciando por el micrófono de las promociones: ♫Y NO OLVIDE NUESTRAS OFERTAS EN LA SECCIÓN DE CHARCUTERÍAAAAA… DEL CHIQUIRRIQUITÍN QUE ME LO REMENDABA OIGUEAAA, SOBRE LAS CAMPANAS QUE BEBEN Y BEBEN, Y VUELVEN A BEBER DEL PEINE DE PLATA FINA.. ¿ENCAN.NA? ♫ JIJOJAJUJO♫ y que, de no evitarlo sus compañeros más veteranos, (como Maruja, que ha aprendido a atender a los clientes leyéndoles los labios y trabaja con tapones para los oídos FULL SILENCE EXTREME PRO) hubieran acabado, los charcuteros y charcuteras, practicándose una lobotomía de urgencia con el cuchillo jamonero, para acabar de una vez por todas con su sufrimiento.

Anuncios

4 comments

  1. antoncaes · diciembre 13

    Alguno se lo tomara a broma pero hay que vivirlo, estar un mes entero dale que dale a zambomba y bebiendo los peces en el oído, te sacas los sesos con la puntilla del deshuesar. 😉

    Me gusta

  2. Las tejas rojas · diciembre 13

    Puedo dar fe que trabajar 8 horas con los villancicos en la oreja acaba con la paciencia de cualquiera

    Le gusta a 1 persona

  3. anaorganic · diciembre 13

    Jajajaja, qué bueno!! Es así, al menos para mí.
    Yo, que soy antimonotonía, todos los años, mismas fechas (o cada vez antes), mismas canciones, con el mismo tono y parece la misma voz…
    Dios, se me ponen los pelos de punta solo de pensarlo. 😉
    Abrazos!

    Le gusta a 1 persona

  4. torpeyvago · diciembre 13

    Noooooo, lo peor no son los villancicos del «Mono», no, que siendo tan malos como describes los hay que ayudan a cruzar la línea de la locura inducida sonoramente mucho más deprisa: ¡los villancicos de la «Poca Loca»!
    ¡Yinguelbels, yinguelbels! ¡aigüís yu e merricrismas, aigüís yu e merricrismas…! ¡…sambadi especial…!
    Y un señor orondo con un mono colorao, o con un uniforme de los grises de los 50, pero en rojo y con flecos blancos dando vueltas con una sonrisa estúpida en la cara. ¿De qué se ríe? ¿De un chiste de los «cuñaos»?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s