O Fofito, o yo

Un (fatídico) día, preparando un cd con música para poner en el coche, me dije:

‘Seguro que a Diego le encanta FOFITO’.

Debía andar yo nostálgico, porque casi como un autómata, me puse a buscar canciones del susodicho como si no hubiera mañana, una ‘Fofito Collection’ en toda regla…

Lo pagaría muy caro.

Fue un éxito rotundo, sobre todo las canciones nuevas (me salió la nostalgia por la culata), y Diego solo quería ya escuchar a Fofito a todas horas y en todas partes.

Al principio bien, pero cuando ya has escuchado 1.254 veces cosas como ‘Mai sei for yuti’ te dan ganas de arrancarte los tímpanos y hacerte con ellos unos pendientes. ‘Mai sei for yuti’ no se entiende sino es desde lo paranormal. Se rumorea que Dan Brown va a basar su próximo best-seller en el mensaje oculto tras su letra que dice cosas como:

‘La sinagoga, domenica la chucha
tú eres tú,
badabadú, badabadú’

¿A que da repelús?

Yo barajo varias teorias:
Que un día, el autor de la letra sacara un monton de letras y palabras de una bolsa al azar y compusiera la letra así. O que estuviera borracho. O poseído por un ente diabólico. O endrogao…

O todo.

Y ahora, como si de un Yahoo Answers se tratara, voy a imbuirme del espíritu ‘hoygan’ y a hacer la siguiente pregunta, a bocajarro :

‘Por fabor, si aljien me pudiera alludar. Kee sijnifika la letra de la kansionnn de fosfito? Embiem menla a mi correo, mi mair es
hoygan2589@chimpun.com. Grasias de antebrazo.’

Pues eso, que si alguien lo sabe que nos ilumine al resto.

Recapitulando: llegué a mi límite. Era o Fofito o yo. Ah, a todo esto Diego es entrar, no ya en el coche, entrar en EL ASCENSOR que baja hasta el garaje y empezar con la letanía: ¡Los payasos, los payasos, los payasos, los payasos!, y ¡Fofitón-Fofitón-Fofitón-Fofitón! . Como si le hubieran dado cuerda.

Y al final vamos con Fofito a todas partes. Y ya no somos guays. Y ya no nos ondea el pelo al viento, porque cerramos las ventanillas a cal y canto para que no nos oigan los vecinos. Y cuando nos de una bronquitis o una neumonía por el aire a condicionado en el coche…la culpa, de Fofito.

Así que el otro día, decidí que lo mejor era engañarle como un chino. Sí, lo sé, es un abuso de poder en toda regla, pero ya se lo cobrará cuando yo sea viejo y decrépito y le diga: ‘hijo, llévame al seguro a repetir’ y el me diga: ‘¿te acuerdas de cómo me engañabas como a un chino cuando era pequeño? Pues no te llevo’. Y yo me tenga que pagar el placebo de mi bolsillo a un precio cuatro veces más caro porque mi hijo desalmado tiene un trauma mal curado. Cria cuervos…

En realidad no fue premeditado, digamos que fue un impulso provocado por una cuestión de supervivencia, esa lucidez que da el saber que estás ante el peligro de volverte tarumba. Y entonces le dije:

‘Diego hoy te voy a poner a los payasos nuevos’.

Y Diego que no tiene un pelo de tonto, espera a emocionarse hasta ver si es verdad o es como aquella vez que le dije que le iba a poner lo nuevo de Paquito el chocolatero y le puse a Regina Spektor y gruñó como nunca.

Y entonces tiré de un disco recopilatorio que aún no había escuchado de musica francesa de los 50. Ecléctico que es uno.
Y entonces salió cantando Edith Piaf y su L’Hymne à l’amour.

Una joya, un clásico atemporal. De los que te pones los pelos como escarpias.

Y, entonces, Diego se activa y da su veredicto: ¡Siiiii! ¡La payasa! ¡La payasa!

¡Dioses! ¿Qué he hecho? Edith Piaf, la grande es, ‘la payasa’…

A partir de ahora, el gorrión de la música francesa será ‘la payasa’ para toda la eternidad en nuestro hogar.

Sacrilegio, sí, pero pensándolo bien y poniéndose en el lugar de un niño de dos años, la verdad es que los franceses cantan con ese acentillo tan pintoresco, y haciendo esas erres tan peculiares que suenan un poco a parodia: ‘Lamougggrrrrr…’

Despues de agradecer a los lectores franceses,hispano-franceses y filo-franceses en general, que hayan leído esto hasta el preciso instante en el que me metí con sus erres gruñidas (no tiene nada que ver que me suspendieran primero de francés en la escuela de idiomas, ¿eh? Ya eliminé todo el ‘ggrrrrencorrrggg’ hace tiempo).Sigamos: no sabéis lo contento que me puse. ¡ME HABÍA LIBERADO DEL YUGO DE FOFITO!

Así que decidí seguir estirando el chicle del engaño y le puse otro recopilatorio de música española variadita con un resultado fascinante:

Amaral: la payasa

Los Romeos: la payasa

Fresones Rebeldes: las payasas

Dinamita pa los pollos: los payasos

30 años de música en español: La movida, el pop de los primeros 90, musica independiente,cantautores, pop, rock. Da igual. A partir de ahora, en mi coche, payasos todos.

Si os soy sincero, me da lo mismo. Yo, con que no vuelva Fofito…

Anuncios

2 comments

  1. lauhra · marzo 5, 2015

    Por favor, que jartón de reír!!!! Cuantos padres no habremos engañado a nuestros hijos para librarnos de la tiranía de la música infantil??? Nosotros éramos más radicales y directamente les enchufábamos rock duro, tipo metallica y tal…
    Un saludo!
    pd: por cierto, me encanta tu blog.

    Le gusta a 1 persona

    • Tavilac · marzo 7, 2015

      Muchas gracias Lauhra, y bienvenida!! 😉 Engañarlos para librarnos de la tiranía de la música infantil… y de la de Dora la exploradora, pero eso me da para otro post… 😀 Un saludo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s