Tiempo al tiempo

-Camarero, por favor, póngame un gintonic.

-¿Muy hecho, poco hecho o al punto?

-Vuelta y vuelta. Y de guarnición añádale sal rosada del Himalaya, naranjas de las praderas de Manitú, pimienta absurda y una pizca de chi, ya sabe, la energía vital ancestral. No se pase con esto último que en exceso, deja un retrogusto metálico en boca muy desagradable.

-¿Y para la señora?

– Un gintonic de la huerta

-¿Con cebolla?

-¡Pero no diga estupideces, hombre!¿Cebolla en el gintonic?¿Estamos locos o qué?

Anuncios

One comment

  1. torpeyvago · octubre 20

    Mi señora y yo en una terraza:
    —Dos jarracas de vino con gaseosa. Una de blanco y otra tinto. Y pincho gordo.
    ¡Eso sí es exótico!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s