Cuarentañeros que deciden salir “de marchuqui” por los “garitos” a los que solía ir “la peña” a “privar” y “mover el esqueleto” en sus tiempos.

Cuarentañeros que un día, vaya usted a saber porqué (¡con lo a gustito que se está en casa viendo maratones de Netflix!), deciden dejar a los niños con los abuelos y salir a cenar y a dar una vuelta y que, a eso de las dos de la mañana —que a juzgar por lo que les duelen los pies y la ciática parecen las cinco—, tienen la ocurrencia (ebrios de nostalgia, y probablemente de gintonics), de salir “de marchuqui” por los “garitos” a los que solía ir “la peña” en sus tiempos mozos, a “privar” y “mover el esqueleto” esto es: cuando se llevaban los pantalones por los tobillos, las chaquetas vaqueras con el cuello de borreguito, zapatones y calcetines blancos con su rayita roja y azul y sus raquetitas, y se bebían cosas de colores variopintos en vasos de litro sin importarles consumir también una importante cantidad de las babas de sus compañeros de bebercio. Esa época en la que había apenas dos marcas de ginebra y se bebía siempre con coca-cola (CubaLibre), y la tónica era un brebaje amargo consumido masivamente por la gente abstemia al alimón con el Bitter-Kas.Y que se dan cuenta con horror —los cuarentañeros, sintiéndose cada vez más cuarentones— de que los antros que no están cerrados y ahora albergan un Corte Chino, han cambiado de nombre y definitivamente de ambiente, y que los que ahora bailan —válgame el señor— MIENTRAS MIRAN SUS MÓVILES , huelen la decrepitud de los recién llegados a kilómetros y cuando los ven entrar, en lugar de gente madura de espíritu joven ellos ven a seres de otra galaxia o a unos ancianos decrépitos que se han perdido de camino al festival de coreografías del hogar del pensionista.

Anuncios

2 comments

  1. yonsondelacierva · octubre 17, 2016

    Le emplazó a mi penúultima.
    Porque la última viene a ser la que usted ha escrito.
    Felicitaciones.

    Le gusta a 1 persona

  2. Estrella RF · abril 21

    Así es, gentes de otra galaxia los cuarentañeros, así que imagina lo que seremos los que tenemos unos pocos más. Pero es lo de siempre… cuando teníamos quince años, los de treinta eran viejos, cuando teníamos treinta los de cuarenta y cinco eran viejos y así sucesivamente, no te digo nada cuando tenemos sesenta, nos parece que “la vida está muy mal montada” porque para los del INSERSO, somo jóvenes y para los jóvenes solo valemos para ir a bailar pasodobles a Benidorm…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s