La sospecha

Apostado entre la churrería y la noria, Pocoyó hacía espadas con globos, mecánicamente. Entre los guantes llenos de lamparones y la camiseta azul del Decathlon, dejaba entrever unos antebrazos peludos y llenos de tatuajes.
La niña se llevó a regañadientes el globo que le ofrecía y con él, la sombra de la sospecha.

 

Anuncios

One comment

  1. herreiere · 15 Days Ago

    Se necesita un pasado muy obscuro o mediocre para usar el traje de Pocoyo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s