Microfotorrelato. Hoy: El 260

Todas las mañanas, al despuntar el alba, el Sr. López, de profesión, contable, diseminaba meticulosamente 258 pequeños y delicados besos por el cuerpo de su amada. Al volver, como siempre, demasiado tarde, la encontraba ya dormida. El solía entonces añadir uno más, el 259 -en la frente para más señas-, justo antes de recogerlos todos con suma delicadeza, para no despertarla, y con mucho cuidado de no descontarse. Eso, descontarse, le exasperaba. Como esa misma noche, por ejemplo, que ya había contado los besos siete veces, y debía estar muy cansado para fallar tanto en las cuentas -él que había sido nombrado contable del mes durante 15 años seguidos-, porque quitando los besos en las mejillas (siempre había unos cuantos de éstos que no eran suyos) hoy le salían de más. Uno, concretamente. Un apasionado, amorfo y enorme beso en los labios.

Anuncios

2 comments

  1. torpeyvago · julio 22

    Y porque no sacó decimales…
    Un gran micro, muy bien contado, pero, ante todo, muy original.

    Le gusta a 1 persona

  2. Erick Amado · julio 23

    Muy bueno!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s