La bicipercha

Señoras y señores que, fruto de un propósito de año nuevo demasiado optimista, un arrebato con el que tratar de expiar las comidas en el WOK buffet libre, o una enajenación mental transitoria al ver que esa camisa que te quedaba tan bien ahora muestra tal cantidad de carne entre boton y botón, que parece que lleves una ristra de butifarras por corbata, deciden gastarse un dineral en una bici de spinning, tan pero tan completa,  que sólo le faltaría darte conversación mientras pedaleas para dejar de ser una bici y pasar a ser un cyborg, pero que terminan utilizándola una vez, (o ninguna), y después una tarde, paseando con los niños por Decathlon, al pasar por la sección de bicicletas estáticas, estos dicen bien alto, para que todo el mundo se entere: “¡MIRA PAPÁ,  PERCHEROS CON PEDALES COMO EL DE CASA,  DONDE CUELGAS LOS PANTALONES!,  y ¡JAJAJÁ,  QUÉ BOBOS ESTOS DE DECATHLON, MAMÁ, QUE  LLAMAN A LOS PERCHEROS BICICLETAS!”. Y tú sales de la tienda como alma que lleva el diablo, pero no sin antes haber comprado media docena de las tabletas esas de chocolate blanco con avellanas que dan energía y parece que te de menos remordimientos devorarlas porque pone SPORT en el envoltorio y, por supuesto, habiendo comprado el ABS Generator Plus, una caja con cuerdas y chismes para accionar que esta vez sí vas a utilizar, porque últimamente has estado cenando mucho y oye, si las cuerdas las extiendes y las clavas en la pared, puedes tender las bragas y los calzoncillos y otras prendas delicadas dentro de casa, los días de lluvia.

Anuncios

Microfotorrelato. Hoy: El 260

Todas las mañanas, al despuntar el alba, el Sr. López, de profesión, contable, diseminaba meticulosamente 258 pequeños y delicados besos por el cuerpo de su amada. Al volver, como siempre, demasiado tarde, la encontraba ya dormida. El solía entonces añadir uno más, el 259 -en la frente para más señas-, justo antes de recogerlos todos con suma delicadeza, para no despertarla, y con mucho cuidado de no descontarse. Eso, descontarse, le exasperaba. Como esa misma noche, por ejemplo, que ya había contado los besos siete veces, y debía estar muy cansado para fallar tanto en las cuentas -él que había sido nombrado contable del mes durante 15 años seguidos-, porque quitando los besos en las mejillas (siempre había unos cuantos de éstos que no eran suyos) hoy le salían de más. Uno, concretamente. Un apasionado, amorfo y enorme beso en los labios.

Mi cuento ‘Mater Amantísima’, ganador del III Concurso de Microrrelatos de MELIBRO.COM

Pues eso, que estoy muy contento, porque mi cuento ‘Mater Amantísima’ ha resultado ser el ganador del concurso de microrrelatos organizado por el portal literario MELIBRO.COM. La temática del concurso en esta su tercera edición ha sido: Personajes animales, animales personajes. 

Copio y pego el texto íntegro con el fallo del jurado que incluye el cuento y un comentario crítico que el escritor y profesor de escritura creativa , Manolo Yagüe ha realizado de ‘Mater Amantísima’. ¡Espero que os guste!

***********************************************************************

Conforme a lo establecido, ya tenemos ganador del III Concurso de Microrrelatos de Melibro.com. 

Se trata de un castellonense. Ha sido: Antonio Ávila Calmaestra.

Enhorabuena, campeón.

 Nos ha deleitado con un magnífico relato digno de premio.  ‘Mater Amantísima’ lo ha titulado:

-Hijo mío, no te lo tomes a mal, soy tu madre y te quiero más que a nada en el mundo, pero tengo que decirte, porque si no lo digo reviento, que “esa” con la que has quedado esta noche es más lista que el hambre y tú, que de bueno que eres, eres tonto, te dejarás embaucar por sus encantos y acabarás perdiendo la cabeza, como si lo viera. Eres igualito que tu padre, que en paz descanse.

.

 Y dando media vuelta, mamá mantis voló hasta un rosal bien lleno de espinas, se arrodilló y entonó una plegaria por el alma de su hijo.

Mantis religiosa, animal inspirador del relato vencedor

Mantis religiosa, animal inspirador del relato vencedor

La semana que viene se enviará el ejemplar de “La voz de la sirena” de Carmen Riera a Castellón, pero la mejor parte del premio la tienes aquí. El escritor Manuel Yagüe dedica a ‘Mater Amatista’ este comentario crítico:

Mater amantísima es un grandísimo ejemplo de microrrelato. Tiene, por supuesto, animales; y personas. Y hay una gran historia trágica detrás. La tragedia reside en el hecho de que la mantis no puede evitar lo que hace. La madre, claro, así lo ha hecho. Y por eso, ¿quién mejor que ella para recomendarle al hijo cautela? Pero también el hijo tiene sus deseos. También él es un personaje trágico, pues, como le ocurrió a su padre, es probable que acabe perdiendo la cabeza por amor. Estamos ante una historia completa y compleja, que se escapa de los márgenes de la ficción escrita. Pasado (el amor de los padres), presente (la madre que aconseja), y futuro (el aciago destino del hijo) son contados, dentro y fuera del texto.

.

También tenemos el amor de una madre, y los desvelos de una asesina. Y mucho humor negro. Porque, no nos engañemos, la recomendación de la mantis recuerda a la maliciosa recomendación de algunas madres a sus hijos varones, y ya sabemos que una madre es una madre. Aunque luego el hijo haga lo que quiera y menos mal. Es decir, que le relato funciona en dos planos: uno real, que es el mundo de las mantis; otro metafórico, que es el mundo de los humanos.

.

Es un relato que condensa los mejores recursos del género: brevedad, elipsis, intertextualidad; sorpresa y humor.

.

Como colofón, ¿qué significado darle a la plegaria de mamá mantis? Es toda una despedida. Amor, conocimiento, entrega. Nunca me había puesto en la piel de una mantis hasta ahora. Lo que ha hecho, lo que sabe y lo que sufre es mucho. No me extraña que se refugie a rezar.

.

Manuel Yagüe

'La voz de la sirena' de Carmen Riera.

‘La voz de la sirena’ de Carmen Riera.

***********************************************************************

ACTUALIZACIÓN: Tras hacerse público el fallo, hemos intercambiado unos tuits en los que me ha alegrado constatar que estamos en la misma onda humorística. 😀

wpid-wp-1432935486331.jpeg

wpid-wp-1432935477687.jpeg

wpid-wp-1432935473370.jpeg

wpid-wp-1432935468000.jpeg

wpid-wp-1432936219611.jpeg

wpid-wp-1432935450595.jpeg

Mensaje para mi yo de 1981

Toni, ¿sabes las lentejas de mamá? Sí hombre, las que odias a muerte. Si cuando llegas a casa del cole y preguntas “¿qué hay de comer?”, la respuesta es un escueto “comida” ya sabes que las legumbres se ciernen sobre ti, como oscuros nubarrones. Y, ojo, si no te las comes a mediodía, ya sabes lo que hay para cenar… Pues no te lo pierdas: las vas a añorar. Y de mayor, cuando los domingos después de comer con tus padres te lleves contigo los preciados tuppers con lentejas (tuppers son fiambreras, es que en el futuro nos gustan más los extranjerismos que a un tonto un lápiz) te los comerás con los ojos cerrados, que es como se disfrutan las cosas buenas de verdad, (y como se dan los besos de amor verdadero, apúntate esto como truco para saber cuándo llegará la mujer de tu vida. Que siiiiii. Que ahora sólo te interesa leer Mortadelos, ya lo sé, pero llegará el día en que esto será de lo más importante, te lo aseguro). Así que no, no pongas esa cara, te van a encantar las lentejas. Eso es exactamente lo que va a ocurrir.

PD: los coches, en 2017, siguen sin volar.
#MensajeParaElNiñoQueFui

Corazón roto

Cuando él se marchó dando un portazo, su corazón se desparramó por el suelo de la cocina, hecho pedazos. Con toda la paciencia del mundo recogió los trocitos, uno a uno, llorando en silencio por la pérdida de tan irreparable órgano.

Como no se puede vivir sin corazón decidió sustituir el roto por uno nuevo. Abrió el congelador, cogió un cubito de hielo y lo puso en el hueco que había quedado en su pecho. Imbuida de una nueva visión del mundo miró los trocitos de su antiguo y frágil corazón con total indiferencia, los tiró a la basura, se secó las frías lágrimas y fue a llamar a un cerrajero.

Mamá, papá: me voy de casa. 

—Mamá, papá: me marcho. Tengo 32 años y necesito una libertad que no encuentro en esta casa. Os quiero mucho, pero soy un ser de luz y necesito distanciarme de vuestras reglas caducas,  vuestra disciplina dictatorial y vuestras imposiciones absurdas y alienantes que me sumen en la oscuridad, coartan mi libertad como individuo y lastran el vuelo de mi alma libre. Pero no os preocupéis,  que vendré a veros. Concretamente los lunes, vendré a traer la ropa sucia y los tuppers vacíos, y a recogerlos llenos y oye mamá, acuérdate de que no me gusta la cebolla y la fruta que me pongas de postre, que sea peladita, que me da pereza pelármela (la fruta), y papá, de paso que vengo recogeré la paga, que por cierto, ahora que me independizo me la vais a tener que subir, que entre el alquiler y la ropa, no me queda nada para tabaco. ¿Mamá, por qué te ríes como las locas? Papá, tienes que ir al médico y vigilarte esa vena del cuello, que la tienes otra vez hinchadísima. Y el ojo, guau, te tiembla el ojo una barbaridad. Tendríais que venir a meditar conmigo. Vamos a probar, mamá, papá, venga cojámonos de las manos: AUMMMMMMM… AUMMMMMMMM…