El 1,2,3 responda otra vez, cómo nos comunicábamos en el pleistoceno y el trauma absoluto de los 80: la muerte de… no puedo, no puedo decirlo sin llorar.

El “1,2,3 responda otra vez” en los años ochenta no se lo perdía ni el Tato. Esto es así. De hecho, uno de mis TRI (Top Recuerdos Infantiles, esos que por muchos años que vivas ya no vas a olvidar jamás porque están ubicados en un estante de honor dentro de tu cocorota), tiene que ver con este programa.

Si cierro los ojos me parece estar ahí ahora mismo, y no en la cinta del gimnasio intentando quemar lorza al tiempo que escribo esto y trato de no romperme la crisma: yo, jugando en la plaza de enfrente de mi casa, y alrededor  de la hora de inicio del programa en cuestión -bastante temprano, sobre las 21:30, nada que ver con las horas intempestivas a las que empieza el prime time ahora en España, y que para un alemán es ya madrugada cerrada- mi madre aparecía en el balcón (de un quinto piso) y, como si fuera la pregonera mayor de las fiestas del pueblo, una de esas figuras de los relojes centroeuropeos que salen por una puerta, le arrea un mazazo a una campana y después vuelve a esconderse por otra, o directamente una gárgola dotada de vida y cuerdas vocales superpotentes Full Dolby Surround, me avisaba, a grito pelado, de que subiera, que empezaba ya el programa.

¡ANTONIOOOOOO SUBEEEEEE QUE EMPIEEEEEEEZA EL UNDOSTREEEEEEEESSSSSS!

Porque aunque ahora nos cueste creerlo, crecimos sin dispositivos móviles de comunicación a distancia. Y había que buscarse la vida. Y oye, gracias a mí, a mi madre y a nuestro rudimentario a la par que efectivo sistema, todos los niños del barrio, (o de la provincia, si mi progenitora había calentado la voz), sabíamos cuándo debíamos de acabar con el intercambio compulsivo de cromos de la Liga 84-85 que se llevaba a cabo en la placeta, y subir a ver el 1,2,3 o a cenar o a lo que fuese.

En fin, el caso es que todos veíamos lo mismo en la tele. Es lo que tiene que solo hubiera dos cadenas. Ahora los críos tienen varios canales sólo de dibujos animados, las 24 horas a su disposición. /ironia on/ Muy necesario el amplio horario, porque, como todo el mundo sabe, cuando los niños consumen más televisión es a las 3 de la mañana… /ironía off/.

Si embargo, en mi infancia los dibujos eran de lunes a viernes de 5 a 6 y media y los sábados y los domingos después del telediario. Y YA. Cuando le cuento esto a mi hijo, no se lo cree. A veces incluso diría que le veo temblar un poco sólo de imaginar cómo sería vivir así. No lo asimila el pobre.

Esto era tó-era tó-era todo, amigos. Si os lo leéis veréis que anunciaban episodios nuevos de los Picapiedra (que llevaban 25 años emitiendo en los USA)

Y por eso, todos los de mi quinta nos acordamos del ‘Sopa de Amor’, por ejemplo, que salió una nochevieja en el 1,2,3. Sinceramente, yo creí haberlo olvidado, pero no, al ver el video, me he retrotraído 32 años (glup) hasta el comedor familiar donde recuerdo a alguien decir: ‘Mira, los hijos de la Rocío Durcal. Qué monos’. Ahora nadie les daría una oportunidad. Al día siguiente los destriparían en el Sálvame. Y dotarían a la letra de significados inquietantes. Pero entonces no, era algo cuqui e inocente. Como todos nosotros.

santiago_segura

Je, je… ¿Queréis probar mi sopa de amor? Es de nabo.

En ese programa también salieron los dos pájaros que os muestro a continuación. Son Pancho y Javi, los guaperas de ‘Verano azul’. Algún lumbreras pensó que se forraría a su costa explotando el tirón que tuvieron entre las adolescentes de la época. Obviamente se equivocaba. ¿Y por qué? ¿Acaso no siguieron las adolescentes con devoción enfermiza la eterna rivalidad de ambos por agenciarse el amor de la voluptuosa Bea?… Ahora se harían llamar a sí mismas las Panchers y las Javiers y se pondrían verdes las unas a las otras por Twitter y Snapchat. Sin embargo antes, habrían tenido que conformarse con escribir a la Super Pop, o emplear otros medios más directos y dolorosos para debatir sobre estos temas con las del bando contrario, sí.

Retira lo de que Pancho tiene cara de drogadicto. Retíralo o te saco los pelos. Pancho se casará con Bea y vivirán en el barco de Chanquete.

Veamos el vídeo (están las dos canciones, la de Pancho y Javi en primer lugar, y después la de los hijos de la Dúrcal y Junior) y después seguimos desvariando/comentando:

En mi opinión, los productores de este engendro musical no contaron con el ‘Efecto Chanquete’ (bueno, que eran patéticos también ayudo bastante a su fracaso). La muerte de Chanquete lo solapó TODO. Fue un gol por toda la escuadra a nuestta inocencia. Todos jijí jajá con Tito y Piraña y el Telerriba y se golpe ¡ZAS! LA BOMBA. Esos mindundis ya no tenían luz propia. Eran los ‘de la serie de Chanquete que al final se muere y todos lloramos lo que no está escrito’. Ahora lo recordamos difuminado por el efecto del tiempo, pero aquello fue TREMENDO. (Yo no he podido volver a escuchar la sevillana ‘No te vayas todavía, no te vayas por favor’ sin recordar el episodio de marras. Hasta pesadillas tuve. Otro trauma p´al saco. Menuda generación, madre mía. Tengo que escribir un post entero sobre ésto. Se llamará: ‘Los niños de los 80: la generación más lacrimógena de la historia: Heidi, Marco, La casa de la pradera)…

Captura2

-Y te quiero tanto que iría a buscarte al fin del mundo, cari. -Sí, ya…

Bueno, regresemos desde el país de las digresiones de nuevo al vídeo y al 1,2,3: Pobres niños del público…se les ve en la cara que no entienden nada. Todos traumatizados de por vida. Y pobre elefante. Ahí dando cabezazos al compás cuando lo que de verdad le hubiera gustado es salir en estampida y aplastarlos a todos.

Y nos quejamos de la tele de ahora… 🙂



VIERNES DANDO LA NOTA

Viernes dando la nota

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.

Si quieres participar, sólo tienes que publicar en tu blog una entrada con una o varias canciones que te gusten, que signifiquen algo especial para ti, que quieras que descubramos, que no puedas quitarte de la cabeza… y enlazarlo al Viernes dando la nota. ¡Tienes tooooooda la semana hasta el siguiente VDLN!

Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas, y sobre todo, ¡baila, canta y diviértete!

Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Si quieres ver los blogs que participan esta semana, pincha en el botón de la rana azul. 😉

La metamorfosis

*Al despertar Goyo Samsánez una mañana, tras un sueño intranquilo, se encontró en su cama convertido en un monstruoso insecto.*

—¡Ñiiiii….Ñiiiiiii…ÑÍ!

—Paquito, ve a ver qué quiere tu padre.

—Jooooo, mamá pero si estoy siendo aleccionado por un youtuber para matar a todos los adultos y que los menores de 14 años conquistemos el mundo.

—Venga, ve a ver, que luego se enfada y dice que no le hacemos caso y nos da la tabarra todo el día con que no se siente valorado ni como padre, ni como marido, ni como persona.

—Bualaaaaaa. ¡Cómo moooooola! ¡Mira mamá mira, corre ven! ¡Papá se ha convertido en un Pokémon tipo bicho! Ahora sí que eres guay, papá. Te…te quiero.

—¡Paquito! ¡Deja de intentar cazar a tu padre con el teléfono! ¡GASÉALO CON EL FLIT!

*Título: La metamorfosis.
Lugar de edición: Universo paralelo U2567P.
Autor: Francisco Cafcález.*

El flow

Me gusta salir a correr por el campo al atardecer. La luz tamizada le da a todo un aire impresionista. El aire frío me espolea y el silencio, roto tan solo por la cadencia de mis pisadas y el compás de mi respiración, compone la música perfecta que me acompaña.

Cuando llevas un rato corriendo y tus músculos se han acostumbrado al esfuerzo aparece el flow. Todo corredor lo ha experimentado. Cuando alcanzas el flow sientes que podrías estar corriendo eternamente. En ese momento las endorfinas, que saben hacer bien su trabajo, inundan tu cuerpo y te convencen de que todo está bien y la vida es un poquito mejor.

Como es natural, el flow es efímero, pero a veces pasan cosas curiosas cuando  estás bajo sus influjos. Ayer, sin ir más lejos, juraría que los almendros comenzaron a despertar de su sueño, a mi paso…

(Foto tomada en Borriol, Castellón)

Reglas básicas para ir al súper

Cuando se va al súper hay una serie de cosas que todo el mundo debería tener en cuenta. Por ejemplo, hay que llevarse una rebequita para cuando pasas por la zona de neveras. En algunas grandes superficies la temperatura está tan baja que han encontrado a niños pequeños, de estos díscolos que se pierden en cuanto sus padres se dan la vuelta, al borde de la muerte entre los yogures Bio y los quesos de cabra. Pues bien, una de las reglas de oro sagradas para un gordo es no ir a comprar con hambre. Si lo haces, lo más probable es que termines gastando una gran cantidad de dinero en grasas trans, poli y monosaturadas, azúcares y calorías vacías. En DELICIAS, vamos. Por eso los gordos damos rodeos. Me explico: yo, para llegar a la frutería no voy por el pasillo del chocolate (el pasillo de la tentación),  voy por el de los detergentes (el Coral vajillas huele bien, pero no lo suficiente) . Trucos absurdos pero efectivos que empleamos los que no tenemos fuerza de voluntad, para engañarnos a nosotros mismos.

Pero hoy mi estrategia se ha hecho añicos.  A mitad de pasillo, a punto de conseguir el objetivo, mi nariz ha detectado un olorcillo apetitoso y, como un zombi sin voluntad, movido tan solo por el instinto primario de llenar la panza,  me he ido directo hacia la fuente de tan atractivo aroma.  Y hete aquí que he descubierto que Mercadona ha sacado a la venta VELAS con olor (quizás con…¿Sabor?) a ‘Galleta de miel’ y ‘Praliné de almendra’… Pero… Pero…¿Estamos locos? Me han dado miedo mis pensamientos (¿Comer velas? ESO SÍ QUE NO)así que he salido huyendo de allí, no sin antes hacer una foto al trampantojo gastronómico para dar fe de que mis ojos no me engañaban y no lo he soñado todo. Ahora no me quedará más remedio que volver a frecuentar el pasillo del chooOocooOoolaateeeeefffrrrssss… ¡¡BIEEEEEEN!! Digo…¡¡NOOOOOO!! ¡MERCADONA, YO TE MALDIGO!

Parques para gente mayor

Vive Dios que hoy he visto a una señora de unos 70 años largos utilizar una de estas máquinas. No era un niño, ni un gamberro, ni un adolescente desfaenado… ¡Una anciana! ¡El público al que van dirigidas!¿Podéis creerlo? Las máquinas tampoco.

INSTRUMENTOS DE TORTURA PARA FUTUROS PADRES. HOY: LA BAÑERITA

Página de mi diario como Papá en Prácticas, correspondiente al 14 de marzo de 2007. En dos días, el 16, nacerá Diego. Yo tengo 33 años.

Hace escasos cinco minutos que he acabado de montar la bañera de Diego. Y, por supuesto, lo he hecho sin instrucciones. Si hay algo de lo que yo me he jactado siempre es del poco o nulo caso que le suelo hacer a los libros (a veces enciclopédicos) de instrucciones. Unos diran que me creo muy listo, otros que soy un perezoso. Yo, sin embargo, creo que me pierde la impaciencia.

6a014e6089cbd5970c014e88152418970d

Donde vosotros veis un libro de instrucciones yo veo esto

Esta situación le choca bastante a los que andan aún conociéndome (los que ya saben el pie del que cojeo, hace tiempo que tiraron la toalla), que con toda la buena fe del mundo insisten en la cuestión:”Parece que estás sudando copiosamente…¿no sería todo mucho más sencillo si te leyeras las instrucciones?” “¿Lo que estás montando es una estantería? ¿No deberían aguantarse las cosas encima?”.

ikea-furniture-fails-14 - copia

¡BUENO! PUES YA ESTÁ MONTADA LA MALDITA SILLA. Y ahora me voy a desmayar un rato para celebrarlo. 

Que conste que los entiendo. Si yo viera a alguien intentando encajar piezas que aparentemente no tienen nada que ver abriendo y cerrando ventanas del Windows sin ton ni son hasta dar con la función deseada ( o provocar un error fatal), o poniendo la melodía del móvil 54 veces hasta conseguir encontrar el botón que activa el modo silencio, también me acercaría e intentaría hacerle entrar en razón con sugerencias y buenas palabras (en el caso de las piezas que no encajan), lanzándole el tutorial correspondiente impreso en papel de 120 gramos, directamente a la cabeza (la apertura compulsiva de ventanitas en Windows), o directamente denunciándolo en la comisaría (en el caso de tener que escuchar 54 veces el politono “NADIE ME QUITA MIS VACACIONES EN CASTELLÓN” antes de que el alma de cántaro aprenda a silenciar el móvil)

#HoyQuieroConfesar que admiro al GRAN Luis Aguilé con el fervor que otros veneran a a los One Direction, al Barça o a la Pantoja. No me juzguéis. Las canciones de Aguilé han sido para mí, desde niño, un antidepresivo natural sin efectos secundarios ( bueno quizás ha influido en mi gusto por las corbatas estrambóticas y de colores absurdos).

Pero bueno, el caso es que al final lo que me propongo, lo termino haciendo: muñequitos de los huevos kinder, teléfonos móvilesvídeos y tdt’s, ordenadorescalculadorascarritos de bebé y, desde hoy, bañeritas han pasado por mis manos y han visto sus secretos desentrañados, mediante el infalible método del error-aprendizaje.

Antes de entrar en detalles escabrosos sobre la mente retorcida que diseñó la bañera de marras, vamos a verla. Es esta:

bañera-brevi


Ohhhh…¿Es un andamio?¿Es un potro de tortura medieval?


!Noooorrr!¡Es la bañerita, leré!

El caso es que hoy debía tener el día tonto, porque cuando he visto la maraña de piezastuercas y tornillos, he pensado… ¿Y si esta vez lo hago como todo el mundo?¿Y si me leo las instrucciones? A lo mejor termino antes.

Así que al final me he decidido y oiga, ha sido toda una revelación: yo estaba en lo cierto. Las instrucciones son un timo. ¡Salvaos hermanos! No las leáis u os llevarán a la perdición.

¿Por qué hago estas tajantes a la par que mesiánicas declaraciones? Lo mejor será que os muestre el análisis de las instrucciones que, teóricamente, debí haber seguido para completar con éxito el montaje de “la bañerita”:

PASO 1: Sacar de la caja las bases “C”, levantar los dos medios tubos a 90º hasta colocarlos en su sitio. La distancia larga “X” es la parte frontal de la estructura. La distancia “Y” es la parte posterior de la estructura. Colocar la estructura “A” (aquella con el agujero “K”) y la estructura B a las dos bases como se indica en el diseño.

Tras la lectura detenida de este apartado (y tras emplear un buen rato en intentar emparejar cada tubo con su letra),he llegado a la conclusión de que en realidad detrás del enunciado se esconde un mensaje oculto al más puro estilo “El código da Vinci”, y que para descubrirlo hay que resolver un enigma.

Una relectura del paso 1 y la presencia de las variables X e Y me indican la naturaleza de dicho enigma:hay que resolver una ecuación de segundo grado. Emocionado por el descubrimiento he lanzado hierros, tornillos y tuercas al aire y me he ido raudo y veloz a despejar las dos incognitas. X me ha dado “cero patatero” e Y me ha dado “tiende a infinito” (con A, B,C y K no he sabido que hacer).Espero que el mensaje oculto no sea que voy a estar montando la bañera hasta el infinito, porque es tarde y tengo hambre.Voy a seguir con el siguiente apartado…

Paso 2: Fijar las patas “A” y “B” a la base sirviéndose de los cuatro tornillos largos “F” y de las cuatro tuercas “G” escogiando la altura deseadaataves de los agujeros predispuestos y poniendo las tuercas al exterior de la estructura.

Busco “escogiando” y “ataves” en el diccionario. No salen. Aunque los agujeros estén predispuestos, me temo que esto va a ser más difícil de lo que pensé en un principio.

Paso 3: Colocar los tornillos cortos “I” en los tacos “H” y fijar con estas el vestidor “E” a la estructura sirviéndose delas bisagras que lleva colocadas el vestidor y de los agijeros heosos en la estructura.



Los agijeros heosos no vienen en la bolsa, tengo que reclamarselos a la tienda.Si faltan piezas es normal que la bañera me esté quedando como un churro.

Paso 4: Llevar el vestidor “E” a la posición perpendicular; incrustar con la debida prèsion la cubeta “D” manteniendo el porta-objetos en posicion frontal.

Vaya, ahora un problema de química. Saco el microscopio del“Quimicefa” del baúl de los recuerdos. Lo monto e intento incrustar la cubeta en el porta, pero no cabe. Hago presión y todo se desparrama por el cuarto de baño. Maldigo varias veces. Algunas de ellas en latín.

Paso 5: Carrar el vestidor “E” gracias al sistema de cierre y ayudàndosede la cinta.

Esta última instrucción es la que me parece más rara de todas. De unalectura más sosegada deduzco que para poder cerrar la bañera hay que poner un cedé de Raffaella Carrar…

!MALDICIÓN! No tengo cedés de en casa, pero no pasa nada. Todo está en Youtube. Encuentro “Que fantástica, fantástica es la fiesta” y la pongo a todo volúmen, pero no consigo cerrar la bañera. Lo intento con “Para hacer bien el amor hay que venir al sur”, pero tampoco funciona.

Al final mando las instruccioneshacer gárgaras y monto la bañera a mi manera. He tenido que rectificar un par de veces, pero ya está perfectamente instalada. 

Ale, buenas noches. Ya es miércoles. Faltan sólo DOS DÍAS para conocer a Diego.

Y mientras tanto, en Poetilandia…

¡Las Golondrinas!: príncipes negros que acarician los rizos del astro rey, y…

¡Los vencejos!: nadie celebra hoy más el sol que ellos, pues no son sino hijos de su luz…

Llega la Primavera a Poetilandia, y con ella, las enconadas disputas entre ‘Golondriners’ y ‘Vencejiers’.