El gatito Misifús

Solo ceniza -un montoncito con forma de volcán encima de la cama- había quedado del señor y de la señora López tras ser fulminados por el rayo calórico de Misifús, su querido gatito. El minino recogió los restos de los humanos con los que había convivido durante tantos años y, mientras los esparcía por su cajón de arena, pensó en lo mucho que le hubiera gustado conservarlos como mascotas. Después se tumbó en el sofá a esperar. De un momento a otro, llegarían las naves nodriza.

Anuncios

One comment

  1. torpeyvago · diciembre 11

    Pero ¿consiguió de los humanos el canto o «piedro» angular del portal estelar? Al final no me he enterado de si se lo echó en su bolsillo dimensional.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s