50 sombras de López

-Alguien ha empezado a tirar del hilo y nuestra misión peligra. Espero que tú no hayas tenido nada que ver Chin-Hwa. Lamentaría tener que matarte después de haberte amado tanto -dijo ella.

Oh, Grey, cómo me pones. Me he portado mal y merezco una azotaina con el látigo de tiras. Dámela. Ahora -dijo él.

El Sr. y la Sra. López apenas se dirigían la palabra durante el día. Sin embargo, por las noches, se revelaban el uno al otro sus fantasías y deseos más ocultos. La Sra. López, invariablemente, era la primera en empezar a hablar. Y, a diferencia de su marido, lo hacía siempre despierta.

Anuncios

3 comments

  1. BitPsi - Francisco Arturi · mayo 9, 2015

    Muy buen relato, Tavilac!

    Le gusta a 1 persona

  2. herreiere · septiembre 11, 2015

    Y su pobre vecino escuchando todo el numerito a las 4:00 AM

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s